“Soy El Truko, su servidor”

13 enero, 2022

Previo a presentar en las oficinas del PAN estatal su registro como precandidato al Gobierno del Estado, César Verástegui habló sobre su vida, su familia y anhelos.

Por: Arturo Martínez

Él mismo lo mencionó ante de iniciar su mensaje, este jueves fue probablemente la primera ocasión que César Augusto Verástegui Ostos habló por más de veinte minutos sobre su vida, su familia y sus anhelos.

Era jueves 13 de enero, el día que “El Truko” dio el “si” para abanderar las causas de “Todos Por Tamaulipas” y minutos después acudir al Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional para presentar su registro como precandidato al Gobierno del Estado, que a la postre, se busca que el ex Secretario General encabece la Coalición “Va Por Tamaulipas”, haciendo una alianza inédita con el PRI y el PRD.

Fue en el Candilejas de Ciudad Victoria, donde ya lo esperaban hombres y mujeres de distintos sectores de la sociedad, y representantes de los diferentes municipios del territorio tamaulipeco que forman parte del colectivo.

“El Truko” entró al salón de eventos y saludó a todos los presentes. Después se sentó en una mesa junto a su familia, para observar junto a los presentes un video donde se mostraban los recorridos de Verástegui con el colectivo conformado “por una gran alianza ciudadana”.

Era el momento de que Verástegui Ostos subiera al escenario. De entrada, dijo que era un día muy especial para él y el momento de una nueva etapa en su vida.

Agradeció a Dios, por darle salud y energías. También a la vida “que me ha dado tanto”, como dice la canción. “Me dio el ejemplo de mis padres, las enseñanzas de mis maestros, el amor de mi familia, el aprecio de los amigos y la confianza de la gente”.

“Mi gratitud y mi compromiso”, fueron las palabras que dirigió César Verástegui a todas las personas que lo han acompañado y que también hoy forman parte de “Todos Por Tamaulipas”.

Quién soy y de dónde vengo

“Mi nombre es César Augusto Verástegui Ostos, soy El Truko, su servidor, tamaulipeco cien por ciento, casado hace treinta años con Mercedes Aranda, una gran mujer, somos los orgullosos padres de Martha, César y de Vicente Luis.

Nací en Xicoténcatl en 1966, una época en la que era un lujo contar con un televisor en casa, más si hablamos de un municipio rural, quienes no teníamos tele, nos reuníamos en un lugar más acomodado, los grandes para ver telenovelas y fútbol, los niños para ver caricaturas”.

De niño “Trucutú”, hoy “El Truko”

César Verástegui, contó que cuando era niño, los periódicos y revistas, iban pasando de mano en mano hasta recorrer la colonia entera.

“En uno de esos periódicos, salía cada domingo Trucutú, una tira cómica parecida a la de los Picapiedra, de pronto empezó a venderse en forma de historieta, mis abuelitas me decían Trucutú, porque de niño me veían siempre inquieto, travieso, gordito, pelón y cazcorvo. Con el paso de los años la historieta dejó de publicarse y el sobrenombre que me dieron mis abuelitas, pasó a convertirse en simplemente Truko”.

Trabajar en la caña de azúcar o emigrar

César Verástegui, recordó que, en su juventud, tenían cuando mucho un par de opciones: “trabajar en la caña de azúcar, que a la fecha es el único cultivo que guarda vestigios de la esclavitud, o emigrar como muchos compañeros lo hicieron a los Estados Unidos”.

Además, la secundaria, dijo, quedaba a cinco kilómetros de su casa, “me iba caminando para ahorrarme lo del camión. No había prepa pública en Xico, si quería continuar había que ir a Ciudad Mante, eran los años ochenta y el país atravesaba una de las primeras crisis y en mi casa la situación era específicamente difícil”.

Casarse marcó su vida

Verástegui Ostos, dijo que casarse marcó y cambió su vida. Eso fue en 1992. “Dicen que el aniversario número treinta se llama bodas de perla, pero no cayeron de perlas los retos que vivimos los primeros años”.

El Truko evocó un momento difícil en su familia, cuando su hija Martha enfermó. Esa situación se presentó en Ciudad Mante desde los primeros días de nacida, teniendo que trasladarse al IMSS de Ciudad Madero, donde recibió el apoyo de médicos y enfermeras.

“A veces escucho, a personas hacer comentarios negativos sobre el personal médico o de enfermería, lo que yo viví en carne propia, en cambio, me confirma que son gente muy profesional, responsable y dedicada, especialmente en estos últimos años, los de la pandemia, los he visto entregarse y salvar vidas, incluso arriesgando hasta la suya”.

Prioridades y aspiraciones

Verástegui Ostos, anunció que los abuelitos, las personas de la tercera edad “serán como siempre lo han sido, mi prioridad, para que tengan una vida digna”.

Refirió que aspira a ser el Gobernador de la educación y “el gran aliado de todos los maestros”.

En materia de salud, mencionó: “como aspirante a Gobernador me comprometo a velar porque nunca falte personal, ni equipo, ni medicinas en las clínicas y hospitales públicos del Estado. Haré de la atención a la salud en Tamaulipas, ejemplo nacional”.

“A quienes hacen producir la tierra, desde ahora les digo, que aspiro a ser el Gobernador del campo, que este gran activo de la economía de la sociedad tamaulipeca no estará en el abandono…Sé lo que le duele al campesino y al ganadero”.

“A todas las alcaldesas y alcaldes del Estado les doy mi palabra de que trabajaré para todos y con todos, sin reservas…Aspiro a ser el Gobernador más respetuoso de la autonomía de los municipios”.

“Soy hombre de campo”

“Como saben soy hombre de campo, he padecido su abandono y sus problemas, por ejemplo, de coyotaje, el control y la distribución del agua…el productor solamente se dedicaba a producir y al vender nuestro producto, pesábamos con la báscula del industrial”.

“Me invitan a participar en el Distrito de Riego en Xicoténcatl y de Gómez Farías, era necesario organizarnos y luchar contra aquella injusticia. Me propusieron y acepté la responsabilidad de ir al frente de ese movimiento que finalmente logró mejores condiciones para los productores rurales”.

Sus inicios en Política

El Truko, recordó que la política le parecía “una actividad muy ajena para la participación en la lucha social y agraria. Me fui haciendo cada vez más consciente de las grandes carencias y problemas que había en el campo, en el municipio y en toda la región, y de lo necesario que era actuar y resolver los problemas”.

También contó a los presentes que no ganó en su primera participación como candidato a la alcaldía de Xicoténcatl. “Pero aprendí una gran lección, que hay que insistir, hay que persistir y nunca desistir”.

Cuando se volvió a postular, ganó la elección a la presidencia municipal. “Entonces Meche y yo, dedicamos todas nuestras horas y fuerzas a servir a nuestra gente”. Años después volvió al Gobierno Municipal, otra vez como alcalde.

“Quien no ha estado al frente de un municipio, no sabe lo que padece, no sabe lo que le duele a la gente, quien no ha estado en ese lugar, no entiende que la seguridad, la paz social y el progreso se construye desde abajo y entre todos”.

Externó que, durante sus primeros años en la política, se había concentrado en la región cañera, hasta que lo invitaron a dirigir el PAN estatal y la vida lo llevó a ser Secretario General de Gobierno, “Ahí reafirme que estar cerca de la gente, escuchar todas las voces, a los incomprendidos, a las víctimas, a los que se duelen de algo, es atender y resolver, eso, era lo mío”.

La delincuencia en Tamaulipas

Verástegui Ostos puntualizó diciendo que, aunque la seguridad es un tema difícil, sostiene que conoce la geografía delincuencial de Tamaulipas.

“Sé lo que quiero, se ha dónde voy, y sé lo que me espera. Es un trabajo difícil, pero siempre escuchando a todos, yo creo que podemos tener un Tamaulipas justo, un Tamaulipas para todos”.

“No vengo a ver si puedo, sino porque puedo vengo”

“Así he llegado hasta aquí, esta es parte de mi vida, la que me ha traído hasta ustedes, ustedes saben que no estoy aquí empujado por la ambición, ni impuesto por encuestas a modo, no me persiguen ni quitan el sueño fantasmas incomodos, tampoco me agitan temores que perturben mi conciencia y me obliguen a rehuir o hacer malabares para justificar arreglos en lo oscurito, y que a la luz pública se conviertan en vergüenzas.

“No soy oportunista, ni soy improvisado, mucho menos ocasionado. Soy forjado en el esfuerzo y probado en la adversidad, la vida me ha preparado para servir, para pensar, para actuar, para ayudar y para trabajar. Y como un buen tamaulipeco, no vengo a ver si puedo, sino porque puedo vengo”.

A %d blogueros les gusta esto: