Marino Guillén

15 septiembre, 2016

“Padrino” del conflicto en la técnica 25 Se lava las manos culpando de la situación al cambio de gobierno.

 

LUIS QUILANTAN

Más preocupado por saber quién quedará en la Secretaría de Educación en el gobierno del estado para que le siga echando la mano como aviador en la supervisión de las secundarias técnicas, es como José Marino Guillén Cedillo se la ha pasado,  mientras que en la secundaria técnica 25 del Poblado Loma Alta se agravó el conflicto laboral en donde un grupo de maestros prácticamente echaron fuera al profesor Juan Antonio Castillo Ruíz quien fue director hasta el pasado martes en que la subdirección de escuelas secundarias técnicas procedió a nombrar nueva directora.

Marino Guillén más que preocuparse por resolver la situación que enfrenta la secundaria técnica Revolución Agropecuaria, está más ocupado despachando en una comisión nada que ver con la educación en el Naranjo San Luis Potosí y que por su ocupación ni hace una cosa, ni la otra.

La técnica que por años ha sido manipulada a su antojo por el contralor Flavio Adrián Zúñiga Ibarra, movió la estabilidad escolar cuando el exdirector Juan Antonio Castillo le notificó que dejaba de ser el contralor de la institución por presuntos malos manejos al interior del plantel y por la forma en que estaba manipulando los ingresos económicos. Flavio se apoya en sus hermanos Nancy Agapita y Julio César.

De nueva cuenta Marino Guillén en su afán de no meterse en problemas optó por el cambio de director instaurando a la profesora Sandra Barrientos Torres para darle salida a la situación quien trae consigo el problema que dejó en la técnica 31 del Poblado Adolfo López Mateos en Ocampo, cuando en realidad la plantilla laboral y padres de familia, lo que estaban pidiendo según se manifestaron a este medio era una limpia total y que la institución volviera a retomar el cauce por el cual se desarrollaba como una de las más progresistas instituciones. Pero Guillén Cedillo “padrino” de los Zúñiga en donde se presume recibe soborno, se concretó a mover únicamente al director, aludiendo además que por cambio de gobierno ahorita no se puede hacer nada. Entretanto que la escuela se joda.

Mientras el problema avanzaba, los responsables de la educación con su actuar han dejado en claro que están más preocupados por sacar adelante la elección del próximo dirigente sindical en la sección XXX del SNTE que garantizar una educación elemental para los alumnos. A esa razón los problemas de las escuelas que están sin maestros como el grupo de 5º. Grado en la escuela Guadalupe Victoria del ejido Plan de Ayala, otras con problemas con los directores como en la Margarita Maza de Juárez, algunas más con situaciones incómodas como la secundaria general Benito Juárez de Ocampo y en donde Carlos Balboa Anaya se hace el desentendido o Rafael González Mancilla en la coordinación 7 del magisterio que nada hace abocándose más a la postulación de delegados para apoyar a Carlos Aguilar Monita a quien quieren en la sección XXX del SNTE. Absolutamente a todos les vale.

A %d blogueros les gusta esto: