19 julio, 2024

Siempre con la Verdad a Tiempo

Siempre Con La Verdad a Tiempo

¿Cuáles son las partes del cuerpo que más se accidentan por pirotecnia?

Un mal manejo de la pirotecnia en las fiestas de fin de año puede dejar un terrible episodio en los más pequeños del hogar, desde quemaduras severas, daños en los ojos y oídos, hasta amputaciones, son algunas de las consecuencias del uso indebido de la pólvora, alertaron especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), quienes refirieron que los accidentes relacionados con artículos explosivos aumentan hasta 30 por ciento en esta temporada.

Al respecto, la doctora Rossana Janina Llergo Valdez, quien cuenta con alta especialidad en cirugía dermatológica y dermato-oncología, destacó que seis de cada diez accidentes con fuegos artificiales ocurren en niños de entre 5 y 14 años de edad. «El 5% de estos casos suelen ser quemaduras severas», lamentó. De acuerdo con estadísticas del Sistema Nacional de Protección Civil, las lesiones más comunes por quemaduras se presentan en manos con un 30%, en los ojos ocurre un 28% y el 15% de los percances afecta cara y cabeza.

«Ante una quemadura por fuego directo se debe alejar a la persona afectada del objeto que causó la quemadura. Lavar la zona quemada con agua a temperatura ambiente y evitar agua fría. De esta manera eliminaremos sustancias nocivas y podremos disminuir dolor e inflamación», recomendó la Vicepresidenta de la FMD.

 

Todas las lesiones causadas por pirotecnia deben ser valoradas por un médico, recomendó. En el caso de las quemaduras de primer grado –donde sólo se observa enrojecimiento y ardor– se recomienda aplicar crema humectante (sin perfume) de forma inmediata, después del lavado con agua, y acudir lo más pronto posible a un servicio médico.

«Las quemaduras de segundo y tercer grados deben ser valoradas de forma inmediata en un servicio de urgencias porque requieren un manejo multidisciplinario dependiendo de la extensión, además si la quemadura es extensa se sugiere cubrir la zona con lienzos limpios y húmedos durante el trayecto al hospital», explicó la doctora Janina Llergo.