Crece dificultad para dar asistencia social

13 marzo, 2017

 

  1. Matamoros, Tam.- Durante el primer bimestre de este aA�o debido a la carestA�a y el desempleo, mA?s familias se acercaron a solicitar ayuda alimenticia en CA?ritas de Matamoros, pero debido a que del mismo modo se ha reducido la aportaciA?n de donativos, hoy se tiene que llevar un estricto control de esos beneficios, para que lleguen a quien realmente lo amerita.

MarA�a Rosa SA?nchez Garza, integrante del consejo de administraciA?n de esta asociaciA?n civil, explica que en enero 890 familias recibieron ayuda con despensa, para febrero fueron 1165.

Esto fue en el periodo de crisis con respecto al precio de la gasolina y la escalada de precios en el mercado, pues su poder de compra se redujo significativamente, pues hay que considerar que algunas familias dependen del salario de un obrero, que llegan a ganar unos 700 pesos por semana.

Otro factor es que tradicionalmente muchas personas inician el aA�o sin trabajo, asA� que buscan una alternativa de soluciA?n a sus necesidades.

CA?ritas se ha visto en la necesidad de aplicar algunos a�?filtrosa�? con el objetivo de asegurar que la ayuda se proporcione a los mA?s vulnerables, de ahA� la necesidad de aplicar un estudio socioeconA?mico para establecer si el candidato tiene empleo, sus ingresos, cuA?ntos dependientes econA?micos tiene, y por cuanto tiempo requerirA? la ayuda.

Esto, porque el programa tiene por objetivo ayudarles en momentos de dificultad, que puede ser desde 15 dA�as hasta tres meses, no es algo permanente, porque es mucha la necesidad que hay en la comunidad.

Un detalle interesante es que el modelo de familia que se atiende no se circunscribe a la pareja y los hijos, sino que se incluye por lo regular a otros miembros, como los abuelitos, algA?n hermano, primo, incluso, amistades cercanas a las que temporalmente dan alojamiento, mientras buscan donde vivir.

Con esto, el concepto familiar es un grupo mA�nimo de cuatro personas cuando menos, todos dependiendo de un salario por lo regular.

Pero mientras mA?s solicitudes de apoyo se presentan, se reduce sustancialmente la aportaciA?n que hacen varias empresas altruistas de la ciudad, pues aunque reciben su correspondiente recibo deducible de impuestos, se ven limitadas para continuar con su labor benefactora en la misma proporciA?n.

Por este motivo, a los solicitantes que estA?n en condiciA?n de aportar una cuota de recuperaciA?n, se les aplica, para solventar por ejemplo costos de combustible y la nA?mina del personal, un promedio de 30 pesos, pero el alimento que reciben rebasa por mucho ese importe.

Un dato interesante es que no se trata de productos que desechan las casas comerciales porque estA?n a punto de caducar, sino que son donativos que hacen las empresas como una forma de contribuir con la sociedad, es decir, no representa riesgo para su salud el consumo.

A %d blogueros les gusta esto: