Crece demanda por riñones artificiales

27 septiembre, 2016

En El Mante, la Unidad de Hemodiálisis del Grupo Hospitales San José tiene actualmente 67 pacientes crónicos renales que pagan mil quinientos por sesión de tres horas.

ARTURO MARTINEZ

 

Más de cinco mil pesos por semana, es lo que gasta cada uno de los pacientes crónico-renales al depender su vida de la terapia de remplazo renal, debido a que el costo de una hemodiálisis en El Mante es de un mil quinientos pesos por sesión, sin contar los fármacos que obligadamente tiene que adquirir la persona con riñones artificiales.

La Unidad de Hemodiálisis del Grupo Hospitales San José S.A de C.V, ubicada al oriente de El Mante, tiene actualmente 67 pacientes que se realizan tres sesiones por semana cada uno y la demanda continúa incrementado, ya que en breve abrirán un quinto bloque para atender a ocho pacientes más.

La administradora de la Unidad de Hemodiálisis, María José Reyes, detalló que actualmente cuentan con ocho maquinas donde atienden a ocho pacientes por bloque en un lapso de tres horas y media por tratamiento.

El 90 por ciento de los pacientes son mayores de 50 años, sin embargo, atienden a también a hombres y mujeres jóvenes, de 17 a 20 años, la mayoría de ellos llegaron por complicaciones con la diabetes e hipertensión.

La entrevistada refiere que desde el año 2013 cuando iniciaron con la Unidad de Hemodiálisis (única en su género en la ciudad), la cifra de pacientes ha incrementado de manera significativa, sobre todo los foráneos que tienen que trasladarse de González, Xicoténcatl, Ocampo, además de la zona rural de El Mante como el Poblado El Limón y Quintero.

Para el Grupo Hospitales San José, los pacientes foráneos representan un 80 por ciento de sus clientes, asimismo, de la totalidad de los pacientes, el 50 por ciento son hombres y la misma cantidad son mujeres.

La mayoría de los pacientes están afiliados al IMSS o ISSSTE, incluso algunos tienen los dos servicios de salud, pero acuden por diversas cuestiones, entre ellas la inseguridad en el traslado, debido a que ambos institutos solo les ofrecían el servicio por la madrugada.

El Dr. Roberto Ramos, médico internista de la Unidad, señala que la hemodiálisis es un tratamiento terminal, ya que después la única esperanza de los pacientes es poder hacerse un trasplante cuando son candidatos.

Menciona que cuando un paciente inicia la terapia de remplazo renal, la sobrevida es de siete u ocho años cuando el tratamiento se combina adecuadamente con el consumo de fármacos, dieta, ejercicio, sueño y reposo.

“Para que tengan una idea, nuestros riñones funcionan las 24 horas del día, todos los días, y cuando se realizan la hemodiálisis es como si funcionaran tres horas al día”, detalló el médico internista

Explicó que la enfermedad renal crónica en esta región tiene múltiples causas, entre las más comunes son problemas con la diabetes, hipertensión, glomerulonefritis, entre otras.

Dijo que al paso de los años, en la medicina han aparecido técnicas nuevas de diagnóstico más oportunas, lo que hace que los hospitales tengan más pacientes, ya que antes, en los años setentas y ochentas se morían más rápido.

Sin embargo, el Instituto Mexicano del Seguro Social se vio rebasado con el número de pacientes que ingresan por problemas renales y posteriormente tienen que acudir a hemodiálisis de manera particular.

Consideró que actualmente el Seguro Social atiende la misma cantidad de pacientes en hemodiálisis que el Grupo Hospitales San José, pero las maquinas no son suficientes, además de que el IMSS tiene que dar el servicio de diálisis peritoneal.

Señaló también que de los 67 pacientes, solo cinco continúan trabajando, la mayoría en su propio negocio en labores de escritorio, la totalidad de ellos, mensualmente se les realizan exámenes para valorar su estado clínico y bioquímico, donde se dan cuenta que los que no se cuidan su salud va deteriorándose.

A %d blogueros les gusta esto: