21 julio, 2024

Siempre con la Verdad a Tiempo

Siempre Con La Verdad a Tiempo

Cerca de doscientas personas siguen viviendo de la pepena

Israel Reséndiz.

Como uno de los oficios que parece ser cada vez más lucrativo, la pepena en el
tiradero de basura a cielo abierto del municipio, ha seguido siendo aprovechada
por personas que ven en el hallazgo y la venta de algunos objetos y materiales, el
ingreso necesario para la manutención propia y de sus familias.
La actividad no clasifica familias, aunque se pueden ver hombres y mujeres entre
las montañas de deshechos que diariamente acuden a dejar los camiones del
servicio recolector de basura, quienes tienen que trabajar desde las seis de la
mañana, es decir, madamas amaneciendo, hasta las siete de la tarde o la hora
que oscurezca, con la finalidad de obtener ingresos que van de los cuarenta a los
150 pesos diarios por persona.
Se trata de personas que no habitan en esos lugares como el estereotipo que se
mantiene a un, o como existe en otras ciudades de la república, en el caso del
Mante, hay pequeños tendajos y techos elaborados de tela y cualquier madera
encontrada para cubrirse del sol, pero no viviendas en medio de la basura, pues
todos quienes se dedican a la pepena, provienen de congregación el Abra, la
colonia Burocrática dos y tres, entre otras, donde viven inclusive quienes tienen ya
casi cuatro décadas dedicándose a lo mismo por así convenir a sus intereses.
Uno de los pepenadores que prefirió mantenerse en el anonimato, menciona que
aunque ha sucedido, no con frecuencia el que una persona de las que casi
convive todo el día en ese lugar haya sufrido enfermedades a consecuencia de las
condiciones de ese lugar, pero a un así hay brigadas de salud que asegura, en
ocasiones les llevan vacunas contra el tétano, hay quienes se la aplican y
continúan laborando.
“Nosotros no tenemos ni descansos, ni celebraciones ni días festivos, aquí todo
mundo venimos todos los días a encontrar algo, latas, fierro, cartón, PVC y todo lo
que se pueda comercializar, pues aquí esta, nadie lo quiere, lo tiraron y para
muchos es dinero si se trataba muy bien de sol a sol, por ejemplo, hay quienes
vienen nomas un rato, esas personas solo se llevan desde cuarenta a los ochenta
pesos diarios, pero hay los que estamos desde temprano hasta que va a
oscurecer, quienes tenemos la posibilidad de llevarnos hasta 150 pesos todos los
días”, menciono.
Dijo además que como el resto de las labores, esta es una forma de trabajo para
todas las personas que así lo siguen buscando.